Claudia es especialista somática, una artista, educadora e investigadora. Su inspiración son las artes curativas y la habilidad del ser humano de superar las dificultades y transformarlas en nueva vida. Nació en Lima, Perú y estudió música y artes expresivas desde la infancia. A los 18 años, se trasladó a California y entró al Programa de Música en la Universidad Estatal de Chico, CA, graduándose con títulos en Música y Educación. 

En San Francisco, CA, estudió con Ana y Daria Halprin en el instituto de Tamalpa en Kentfield, CA. Se graduó del Instituto Tamalpa como Educadora de Terapia de Movimiento y Arte Expressivo. Continuó sus estudios en el Instituto de Estudios Integrales de California en la ciudad de San Francisco (CIIS), donde obtuvo una Maestría en Psicología de Consejería y Terapia del Teatro. Lleva 15 años estudiando prácticas curativas de los pueblos originarios de las Américas, y estas prácticas informan la manera en la que atiende a sus pacientes. Actualmente es certificada de Somatic Experiencing, de la escuela de Peter Levine, a través del Instituto de Trauma. Ha trabajado como especialista somática con individuos, niños, familias y comunidades, y por los últimos 10 años y ha llevado su trabajo a California, Arizona, Oregón y Perú.

Sus sesiones hacen el seguimiento del cuerpo físico, cuerpo emocional / psicológico y cuerpo espiritual / energético, de una persona, y sus capacidades de auto-conocimiento, auto-realización y auto-curación.  También dirige talleres sobre la diversidad cultural, arte como curación,  música, y narración oral bilingüe, para incrementar la auto-estima, el bienestar y la salud. Lidera círculos de cantos bilingües para la comunidad.

Su propósito es apoyar a otros en superar desafíos y lograr una vida más equilibrada, conciente, alegre y armoniosa.

En 2016 tuvo la oportunidad de trabajar como consultora con el Ministerio de Educación en Perú, como parte de un programa piloto para implementar políticas y educación para prevenir la violencia en las escuelas rurales. Fundó en el 2017 el Proyecto Canta Colibrí, un proyecto que apoya el arte como herramienta de resiliencia, para restablecer la salud dentro del cuerpo, la mente y el espíritu de niños, adultos, familias y comunidades.